“¿Podemos decir que Borges viajó a México o de alguna manera México ha viajado con Borges?”

 

Por: Tobías Albero

borges7Acabo de leer la excelente colaboración “Cómo no dormirse en los congresos”, publicada en esta misma página, y no puedo estar más en desacuerdo. Pase que un congreso es un “sufrimiento académico”; pase que es la “creación de una mente perversa”; pase que hay que ser “el primero en llegar”; pase que haya que “aprovechar ese momento de concentración”; pase que es necesario “evitar las exposiciones peligrosas”; pase que uno “se burle de los demás”;  pase que “uno cometa una impertinencia” o dos o tres o cinco; pero de ninguna manera pase el ejemplo en forma de interrogación, “¿Podemos decir que Borges viajó a México o de alguna manera México ha viajado con Borges?”. La pregunta me parece un no es sí frívola, como aventada al desgaire o al descuido, no sé si cercana a una falta de respeto o próxima a una desmitificación del Borges académico, ese autor de receta y manual con exégetas propios en orden de batalla. No dudo de que Borges mismo hubiera consignado la pregunta, pero de ninguna manera un académico especialista en Borges y, mucho menos, un neófito que juega con congresistas en este caso especialistas en Borges. Porque Borges no es cualquier autor, es el autor. Es más, ni siquiera es el autor, sino el autor que los especialistas en Borges han decidido que es. Por lo tanto, es el autor de ellos, que no es propiamente el autor, pero que es el que es. De aquí a Yahvé sólo hay un paso, pero un paso dado. Borges es Yahvé. Si en la luna se dio un pequeño paso para el hombre, pero enorme para la humanidad; el Borges de la academia no es ni pequeño ni enorme, es directamente divino.

De manera que ¿Dios necesita viajar a México? ¿De verdad nos vamos a creer que Dios hecho Borges por la academia cometería la banalidad de trasladarse a estos lares? Claro, se me dirá que, en efecto, viajó a México, de hecho yo mismo resguardo unas fotografías con diferentes escritores en que se distingue al propio Borges junto a Ernesto Mejía Sánchez, Luis Mario Schneider, etcétera; pero eso no quiere decir de manera alguna que a la vez no estuviera y está en todas partes al mismo tiempo. Desde luego, estuvo en México, pero también y a la vez en Burdeos, San Petersburgo, Ciudad del Cabo, Génova, Dijon, Birmingham, La Paz, La Habana que está ahora tan de moda, etcétera. Por lo tanto, es una estupidez que alguien diga que “Borges viajó a México en 1976” y, más aún, que quien quiere sobrevivir a un congreso pregunte por “el sentido último de ese viaje”. Esta pregunta, siempre hay algún pendejo o muchos, sólo la puede realizar un especialista en Borges, pero lo más posible es que no la haga porque Dios no puede estar en un sólo lugar. Y negar la divinidad de Borges es negar la de algunos especialistas mexicanos en Borges. No hay duda de que el propio Borges se reiría de algunos especialistas mexicanos en Borges, entre otras cosas porque no saben hacer la o con canuto, pero sobre todo porque no se le escaparía el modo avieso de revestir resentimientos y complejos en un ejercicio inobjetable de transferencia. No es una cuestión de escasez física, aunque en este caso coincide. Hasta el momento tanto la afirmación de la estancia mexicana de Borges como la consecuente pregunta resultan prescindibles dada su imposibilidad especializada. Más oportuna, sin colmar las expectativas, es la que titula estas líneas: “¿Podemos decir que Borges viajó a México o de alguna manera México ha viajado con Borges?” Si Borges no viajo a México por lo ya apuntado, debemos concentrarnos en el segundo término de la disyunción: “¿de alguna manera México ha viajado con Borges?” Formulémosla de otro modo: ¿de alguna manera México ha viajado con Dios? No parece que pueda México viajar con Dios, sobre todo porque Dios no viaja. Por lo tanto, México no puede viajar con Borges; en cambio, puede viajar por México la tribu de especialistas mexicanos en Borges. Se trata de la modalidad del viaje por procuración a la que se destina una partida significativa de los impuestos. Además, Borges no puede viajar por México por el hecho de que puede toparse repentinamente con alguno de sus especialistas. Pero por emanación, delegación y procuración quizás sí puede concluirse que “México ha viajado con Borges” puesto que los especialistas mexicanos en Borges viajan a menudo para descifrar ante auditorios repletos aquello que no es Borges pero que es el Borges de ellos. Por lo tanto, México no viaja con Borges, pero sí viajan los especialistas de Borges que, a pesar de Borges, consideran que es como si viajara Borges.

De manera que nos enfrentamos a un problema de difícil resolución en México, puesto que Borges autor, no es ni Borges ni autor, sino el Borges y el autor de los especialistas mexicanos que viajan por diferentes lugares con la amenaza de encontrarse con Dios, quiero decir Borges, que seguramente se moriría a carcajadas –es una imagen hiperbólica porque Dios no se muere aunque debe reírse mucho– al escuchar tantas tonterías. Por tanto, la única pregunta verdaderamente cabal es la última, “¿Quién es Borges?”, aunque “todos suelten una carcajada –incluido el expositor– darán por concluida la mesa y quedará usted como un auténtico héroe”. La risa y el fin de la mesa no deben distraernos, a Borges le encantaría esta pregunta pero no a algunos especialistas mexicanos en Borges, a quienes los especialistas argentinos en Borges desprecian. De manera que, en caso de formularse tal pregunta, el asistente debería dirigirse a quien respeta a la literatura y no a quien la utiliza de pretexto. Entonces, no sólo sería un héroe el que pregunta sino también el interrogado, porque la literatura es sobre todo épica.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s