Tres encuentros entre Fidel Castro y Octavio Paz

 

Por: Xalbador García

I

captura-de-pantalla-2016-11-29-a-las-11-09-25-a-mParís, 1968. Tras la masacre de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, Octavio Paz decide retirarse de la Embajada de México en la India. Lleva acabo un viaje rumbo a Europa junto a su esposa Marijo. En Barcelona el poeta sufre una decaída física. El malestar hace que al llegar a París, lo primero que haga es ir a consulta. A los 54 años de edad su talante de fumador le empieza a cobrar factura. El dictamen del médico es tajante: “Usted está muy enfermo y lo que tiene que hacer es dejar de fumar, si no se quiere morir”.

Todo fumador conoce la dificultad de renunciar al cigarro. Es aún más complicado cuando éste se ha vuelto compañero de trabajo durante las madrugadas de escritura. Paz busca por lo menos un paliativo. Le cuestiona al médico: “¿Ni si quiera puedo fumar un puro?” La respuesta es esperanzadora: “Por un mes o dos, fume puros”. El poeta no se encuentra tan desamparado después de todo. Podrá atenuar la ansiedad del cigarrillo.

Esa tarde, en la capital francesa, se encontraría con Julio Cortázar, con quien compartía una amistad no siempre tersa, debido a sus perspectivas políticas. El argentino estaba fascinado por la Revolución Cubana, sobre todo por la figura del Che. Por tanto, se mantenía cercano al proceso en la Isla. En la reunión, Paz le contó lo sucedido horas antes en la consulta, a lo que Cortázar respondió: “Hombre, Fidel Castro me ha regalado una caja de puros habaneros. Yo no fumo y te la regalo”. En entrevista con Braulio Peralta, Paz recuerda: “Acepté y durante una temporada me fumé la caja de puros que Fidel había regalado a Julio Cortázar. Así pude pasar del tabaco a la abstención”.

II

La literatura mexicana de la primera mitad del siglo XX tiene al café como un lugar privilegiado para su cohesión. Espacio de encuentro, de disputa e incluso de definición política y gremial, los cafés de la Ciudad de México son imprescindibles en la historia de nuestras letras. El más famoso de estos establecimientos fue el Café París, que había iniciado en la calle de Gante y después cambió de dirección hacia Cinco de mayo.

A la llegada de los españoles republicanos en 1939 se abrieron nuevos negocios con el castromismo giro para darles cabida a los intelectuales exiliados. Entre los más importantes se encontraban el Madrid, el Sevilla, el Fornos, el Betis, el Papagayo y el Tupinamba. El primero estaba ubicado en Artículo 123. Hasta ahí llegaba el joven Octavio Paz para ver a los amigos españoles que había conocido durante el Congreso de Escritores Antifascistas, llevado a cabo en Valencia en 1937, en plena Guerra Civil.

En el Madrid charlaban sobre proyectos literarios, discutían el horizonte ya nublado por la Segunda Guerra Mundial y exponían ideas políticas donde no siempre la charla resultaba amena. El corro se parecía mucho al que varios años después, entre 1955 y 1956, ocuparía las mesas del mismo establecimiento. El nuevo grupo era singular. Hablaba también de proyectos futuros, muy poco de literatura, pero acaloradamente de política. Lo encabezaba Fidel Castro. El mantel del Café Madrid siempre olió a pólvora.

III

En sus últimos años, Octavio Paz escribió: el socialismo “es una de las tradiciones más nobles de la historia moderna” y “el socialismo es, quizá, la única salida racional a la crisis de Occidente”. En el discurso efectuado en 23 y 12, frente al Cementerio de Colón, el día 16 de abril de 1961, Fidel Castro pronunciaba: “Compañeros obreros y campesinos, esta es la Revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes. Y por esta Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, estamos dispuestos a dar la vida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s