Backstrom

 

Por: Ernesto Sánchez

captura-de-pantalla-2017-01-16-a-las-11-37-30-a-mHay figuras tan desgastadas que parecería que nadie tendría el descaro de volver a desarrollar una historia empleándolas. Una de esas figuras, sin duda, es la del detective alcohólico que deambula por la vida haciendo comentarios misóginos y despreciando absolutamente todo en los que los demás encuentran algún asomo de dicha o alegría. Sin embargo, la industria está plagada con programas y películas que emplean este tipo de personaje como eje principal de su trama. No debe de sorprender que la mayoría de las veces éstas se encuentren destinadas al fracaso.

Backstrom, serie creada por Hart Hanson y desarrollada en 2015, ahora se encuentra en la plataforma de Netflix, pero con sólo una temporada en su haber tal vez se descubra dentro de esta pesimista estadística. Sólo que, a diferencia de muchos de los intentos fallidos, se puede asegurar que Backstrom, por lo menos, no cayó por una mala actuación de su personaje principal.

Rainn Wilson, que en otrora fuera un personaje icónico de la serie The office, regresa en esta propuesta para encarnar un personaje radicalmente diferente a Dwight Schrute: el detective Emerett Backstrom. Un acierto por parte de la producción que compensa en varios sentidos faltas bastante evidentes en tanto temática o argumentos desarrollados en los trece capítulos de su única temporada.

Sin embargo, un serie no puede sostenerse, o no por mucho tiempo, en la actuación de sólo uno de sus personajes. Sobre todo cuando la figura que éste encarna tiene un carácter abrumador. Por eso Dr. House tiene a Wilson y un séquito de doctores que permiten desahogar al personaje principal con historias alternas; por eso Sherlock (en todas sus presentaciones) tiene al fiel y más ingenuo –aparentemente– Watson. Acá, el detective Backstrom se echa a los hombros el programa, con actuaciones planas de los personajes secundarios (con excepción de algunas intervenciones de Thomas Dekker, Valentine en la serie)  y casos que carecen de intriga y llegan a ser un insulto para la inteligencia de cualquier televidente.

No obstante, la corta duración juega a favor de una serie que de haber continuado sería catalogada como un fracaso rotundo. Esto por la actuación sobresaliente de Wilson, el cual lleva la lucha interna del personaje con una aparente sencillez que permite apreciar los distintos estratos de un individuo que está lidiando con los obstáculos que su propia personalidad ha causado. Sólo por el desenvolvimiento de este personaje, atrapado en un círculo vicioso bastante humano, vale la pena enfrentar los demás inconvenientes que presenta la serie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s